domingo, 20 de diciembre de 2015

Nuestro monte nativo

En Uruguay existen distintos tipos de ambientes naturales que se diferencian entre sí a simple vista y que todos somos capaces de percibir como diferentes, tales como la pradera, los ambientes costeros, los humedales o el monte indígena. En el caso de este último, dicha percepción se basa en que las especies leñosas destacan sobre las muchas otras especies que componen el ecosistema monte indígena.
El elemento primordial de todo ecosistema es la energía solar, que posibilita la elaboración de materia orgánica (fundamentalmente en las hojas) a partir del carbono atmosférico y de los elementos inorgánicos que sirven de nutrientes (normalmente extraídos del suelo por las raíces). En general, las únicas especies capaces de aprovechar esa energía para producir materia orgánica son los vegetales y por eso son denominados productores primarios. En el caso del monte indígena, estos productores primarios son vegetales como árboles, arbustos, hierbas, cañas, tunas, helechos, musgos, trepadoras, epífitas, y otras, que en su conjunto sirven de sustento a la mayoría de las demás especies animales y vegetales que habitan el monte. Los productores primarios tienden a distribuirse en el monte en aquellos sitios que mejor se adaptan a sus necesidades. En el caso de los árboles y arbustos, aquellas especies con mayores requerimientos hídricos (como el sarandí, el sauce o el mataojo) se instalan dentro o cerca del agua, en tanto que las mejor adaptadas a situaciones de escasez de agua tienden a ubicarse en la parte externa del monte (como la aruera, el espinillo o el molle).Sin embargo, el agua no es el único elemento que determina la distribución de los productores primarios dentro del monte, sino que también resultan determinantes elementos como las temperaturas extremas, los tipos de suelos, la luminosidad, la humedad atmosférica, los vientos. Ello explica que algunas especies subtropicales sólo se desarrollen en el norte del país (como el guayubira, cambuatá, ibirapitá, timbó). También explica que haya especies que necesitan protección contra el exceso de insolación, las heladas o los vientos, sin la cual no podrían sobrevivir.

FELICIDADES PARA TODOS


sábado, 6 de junio de 2015

jueves, 20 de noviembre de 2014

Megaminería

Tres ríos, 20 arroyos, 25 cañadas, entre 100 y 120 cursos de agua de flujo intermitente y 26 kilómetros de “vegetación sensible”, como bosque ribereño, humedales y palmares, serán afectadas por la construcción del mineroducto que la empresa india Zamin Ferrous (Aratirí) proyecta construir para trasladar el hierro desde Valentines (Treinta y Tres) hasta una terminal portuaria en Rocha. Algunas de esas zonas “sensibles” tienen distintas formas de protección por parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Por ello la empresa extranjera propone tomar distintos recaudos en la excavación para enterrar los caños, según dice la Actualización de Solicitud de Autorización Ambiental Previa, presentada por Aratirí a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) El nuevo mineroducto se compone de dos tuberías de 625 milímetros de diámetro recorrerán 234 kilómetros desde el complejo minero hasta la terminal portuaria de Aratirí. Desde allí sacará por mar el mineral de hierro con destino a la exportación. El material viajará a impulso mezclado con agua por el tubo, para ser filtrado en el puerto antes de subirlo a barcos. Luego, el agua retorna por el caño paralelo para ser reutilizada. Pasará por 308 padrones los departamentos de Durazno, Florida, Treinta y Tres, Lavalleja y Rocha, enterrado a 80 centímetros de profundidad.En su camino al mar, ese mineroducto también deberá sortear otros obstáculos como dos vías férreas, un aeródromo, siete rutas nacionales y 48 caminos rurales, además de campo cultivado.)

domingo, 28 de septiembre de 2014